Acústica Bellas artes – Finales 2009

Aqui los finales de algunos estudiantes de la materia Acústica del semestre 2009/2, Bellas artes Medellín. 

JUAN DAVID HENAO

Objetivos 

Generales:

  • Reconfigurar el lugar del espacio público generando reflexiones sobre la identidad.
  • Cuestionar la escultura de carácter público en la ciudad de Medellín permitiendo una descontextualización de esta en el espacio virtual. 

Específicos

  • Agregar a la escultura publica un medio expandido en otro lenguaje. Sirviendo lo audiovisual como medio de difusión para este.
  • Buscar en el sonido un valor semiótico que complemente a la imagen.  

Marco Teórico

La escultura pública es un elemento que complementa la arquitectura urbana, la función de este dispositivo se encarga de narrar la historia por medio de héroes que cumplieron un papel fundamental en la transformación de la ciudad.

Estas esculturas ocupan un espacio de carga histórica, disponiendo así una estética en este caso impuesta, que se apodera de modelos inservibles para la sociedad. Así pues, no es claro aun en la ciudad una estética transcultural que describa nuestros problemas.

El patrimonio cultural, siendo el eje del proyecto sirve como punto de contacto entre el sonido y la imagen, detectar este patrimonio permite realizar un recorrido urbano, un recorrido estético, sirviendo como receptor de lo trans/histórico. Referentes.Sonidos del patrimonio: Mauricio bejarano

VIDEO

 ESTEBAN LONDOÑO

 

Objetivo

Crear una pista sonora con el acto simple de masticar un chicle, dando como resultando una pista sonora con su video respectivo.

Justificación.

Para muchos de nosotros, los chicles se han convertido en elásticos y dulces juguetes que manipulamos con nuestras bocas. Mientras disfrutamos de su sabor podemos crear burbujas y distraernos de tensiones, fortalecer nuestra mandíbula y controlar la ansiedad que nos provoca comer a deshoras. Cuando el sabor termina, a diferencia de otras golosinas, el chicle no es ingerido y se debe de tirar. Es en este momento en el que el chicle cobra su segundo momento de vida: algunos hemos aprovechado para dejar “recuerdos de chicle” debajo de las sillas de los cines, en los escritorios de los colegios o en las aceras de las ciudades. Otros, más osados, nos han regalado arte…

Marco teórico

El chicle (del náhuatl chictli) es un polímero gomoso que se obtiene de la savia del árbol Manilkara zapota, de la familia de las sapotáceas [1] (antes llamado Sapota zapotilla o Achras zapota) originario de México, América central y América del Sur tropical. Por su sabor dulce y aromático, numerosos pueblos amerindios utilizaban la goma para mascar. En otras partes de Iberoamérica, la palabra es sinónima de goma de mascar; si bien la mayoría de las actuales emplean una base de plástico neutro, el acetato polivinílico. Hasta hace relativamente poco tiempo el chicle utilizaba aún esta savia como material. El chicle también se puede obtener de la piel de vacuno.

El chicle es un dulce muy popular en todo el mundo.

Recolección

El proceso de la recolección del chicle se asemeja mucho al que se utilizaba para extraer el caucho de la Hevea brasiliensis. De hecho, la primera persona en intentar aprovechar industrialmente el chicle, el presidente mexicano Antonio López de Santa Anna, pensó en él como material para fabricar cubiertas neumáticas para carruajes.

Entre julio y febrero, en la estación lluviosa, el tronco del árbol se marca por la mañana con cortes de machete poco profundos y en zigzag, para que la savia mane por los cortes y se deposite en bolsitas colocadas a ese efecto; por la tarde, los chicleros recogen el kilogramo y medio (aproximadamente) de savia que ha brotado y lo transportan a plantas de procesamiento.

Si desea conocer un poco más de la recolección de la savia del chicle, puede leer el interesante artículo de Angelica Enciso y constatar, a través de las fotografías de José Carlo González, la majestuosidad de los árboles, la técnica nativa para escalar los árboles de chicozapote y las condiciones tan difíciles de trabajo en la comunidad de Noh Bec, Quintana Roo

El M. zapota no se explota hasta cumplir los 25 años, y, puesto que escarifica los cortes antiguos, sólo puede drenarse cada árbol una vez cada dos o tres años. Las posibilidades de explotación no son indefinidas. La demanda de chicle creció enormemente a lo largo del siglo pasado, lo que condujo a la utilización de otras especies parecidas (la balatá, M. bidentata, y la Mimusops globosa). Hoy en día se emplean preferentemente productos a base de petróleo en lugar de resinas naturales

Procesamiento

La savia espesa naturalmente al contacto con el aire por un proceso de oxidación, pero en las plantas se la filtra y se la hierve para obtener la consistencia deseada. La resina se calienta al vapor hasta una temperatura de 115 grados centígrados, se vuelve a filtrar, se centrifuga, se filtra de nuevo y se mezcla, en grandes contenedores rotativos de centenares de litros, con los endulzantes y aromas elegidos. Todo este proceso se realiza a altas temperaturas.

La goma se deja enfriar ligeramente antes de pasarla por rodillos que la aplanan hasta el ancho deseado. Una vez fría, se corta y empaqueta. Las gomas con coberturas o rellenos sufren procesos adicionales antes de llegar al envasado

El M. zapota se cultiva también por su fruto comestible, similar a la ciruela. Su pulpa es parda, translúcida y muy dulce. Esta fruta es comercializada con el nombre de chicozapote, palabra que proviene del náhuatl y significa zapote de miel,[1] precisamente por ser el más dulce de los frutos que producen los árboles de la familia de las sapotáceas.

En Venezuela el fruto se le conoce como zapote.

Industrialización

Antonio López de Santa Anna, tras haber sido depuesto del gobierno mexicano por la revolución liderada por Juan Álvarez, se exilió en los Estados Unidos. Mientras vivía en Staten Island, Nueva York, se hizo llevar un cargamento de chicle natural, al que era muy aficionado. Un conocido suyo, el industrial e inventor Thomas Adams concibió el proyecto de utilizar el material como sustituto del caucho, que alcanzaba precios estratosféricos para la época.

Sin embargo, la resina del M. zapota se mostró demasiado blanda para ese fin, y Adams perdió grandes cantidades de dinero en el proceso, después de haber intentado emplearla para hacer neumáticos de bicicleta, juguetes, botas de lluvia y máscaras. La afición del general López de Santa Anna a mascar el material le sugirió la idea de comercializarlo como sustituto de la parafina, que la gente joven usaba para mascar por ese entonces. En 1869 obtuvo una patente para la goma de mascar, y dos años más tarde comenzó a comercializarla en masa bajo la marca Adams New York Chewing Gum. En 1875 tuvo la idea de mezclar el producto con jarabe de arce y regaliz para darle sabor.

El sabor de menta, tan popular actualmente, no se introdujo hasta 1880; en ese año, William White fabricó la primera goma con ese sabor bajo la marca Yucatán. Otros inventos de la época fueron la Beemans Chewing Gum, desarrollada por el médico Edward Beeman, con peptina añadida para facilitar la digestión, la goma con dentyne del dentista Franklin V. Canning (1889) y los Chiclets (chicles con cobertura de caramelo). En 1888, Adams fabricó además la primera máquina de expendio automático de chicles.

En 1915 William Wrigley Jr, el fundador de la marca Wrigley’s, tuvo la atrevida ocurrencia de enviar por correo tres tabletas de su chicle de menta a todas las personas que aparecían en las guías de teléfonos de todas las ciudades de los Estados Unidos. El éxito rotundo de la idea le granjeó el primer lugar en ventas por mucho tiempo

Arte con chicle

Qué es “arte con chicle”? Bueno, como su mismo nombre indica, es aquel arte en el que la materia prima es básicamente el chicle. Aún cuando los estilos y aproximaciones puedan ser distintos, existen algunos elementos que son comunes:

1. El chicle, tiene que haber sido masticado
2. El artista debe de trabajar directamente con el chicle
3. No es una colección de chicles

El trabajo empieza con alguien masticando el chicle, lo más común es que utilicen el característico color rosa pero también pueden combinar colores. Finalmente, el trabajo puede ser decorado con pintura o cualquier otro pigmento.

¿Conoces a Ben Wilson?

Artista británico de 41 años de edad. Comenzó a experimentar con pinturas sobre chicle en el año 1998 y a partir de 2004, se dedicó a ello a tiempo completo.

Hay aproximadamente 300 mil chicles pegados en de Oxford Street (Londres), la gente sencillamente los escupe, se endurecen y luego son muy complicados de quitar. Es en ese momento cuando Ben Wilson se tira al suelo y, armado de pinturas acrílicas y un calentador, dibuja una escena en cada una
de estas manchas de chicle.

Cada pintura cuenta una historia, las pinturas son pequeñas señales de conexiones interpersonales, una manera de humanizar un ambiente urbano que se mantienen anónimo; el artista no está en búsqueda de un pago, es su regalo al espacio público de la ciudad.

Canción: chicle de menta

Artista: Mariana Daniela

Tu jugaste conmigo ya no eres mi novio

Pero si tu quieres podras volver

Vas a estar castigado muchas condiciones

Pero si me quieres

Voy a tenerte a mi lado y jugar contigo

Vas a hacer lo que pida seras mi esclavo

Tendras que ser mi juguete cumplir mis caprichos

Seguirme la corriente jugar conmigo

Quiero un chicle de menta y una paleta

Quiero que bailes como en la discoteca (2x)

Quiero que te pongas morado que no respires

Ahora sientate a mi lado y dame un beso

A proposito caite y vuelve a caerte

Hasta que no me de risa tu estupidez

Quiero un chicle de menta y una paleta

Quiero que bailes como en la discoteca (2x)

Siento que te mereces una estrellita

Pero si te portas mal te voy a someter

Tendre que quererte solo un poquito

Para despues darte celos con tus amigos

Tu jugaste conmigo…

 

Música concreta

La música concreta es un tipo de organización del sonido que se origina en las experiencias del compositor Pierre Schaeffer en los estudios de grabación de la radiodifusión francesa en 1948. Consiste en grabar o generar en cinta magnetofónica, sintetizador o en ordenador, sonidos musicales, no musicales y ruidos concretos, tales como golpes, gritos, ruido de motores, canto de pájaros o mugidos, entre otros; a los que se le llama objetos sonoros. Estas grabaciones son seleccionadas, manipuladas electrónicamente con filtros, reverberación, delay o eco, entre otras técnicas, y finalmente combinadas, pegando trozos de cinta magnetofónica o pegando archivos de audio, formando una especie de montaje sonoro-musical. El compositor trabaja sólo con sonido grabado y la obra final sólo existe como una grabación en cinta o como un archivo de audio digital. Luego se reproduce por medios electroacústicos, tales como reproductores de cinta, amplificador y altavoces.

La música concreta actualmente se hace principalmente en computador, pero quedan bastantes fanáticos del sonido analógico.

Diferencia entre la música concreta y la música electrónica

La diferencia entre la música concreta y la música electrónica consiste en que en la primera se emplean sonidos y ruidos existentes; en cambio en la segunda se crean previamente todos los objetos sonoros con los que el compositor trabajará, por medio de generadores de sonido electrónico, como osciladores o por software de ordenador.

Medios mixtos

Medios mixtos es la denominación que recibe la obra que mezcla música electroacústica (concreta o sintetizada) con instrumentos tocados en vivo, los cuales pueden ser o no procesados en tiempo real.

Compositores notables

 VIDEO

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Enseñanza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s