Estamos en la Sima Vol. II y III

En estos tiempos el mundo que conocemos es un amasijo de ilusiones a ras de piso, de aliento sin forma, de cultura babosa programática y sin sentido, cuyo objetivo no es más que propagar el espíritu destructivo” Zoroastro, Estamos en la Sima II y III.

En mi ofició de músico he tenido la fortuna de conocer colegas de todo tipo: académicos, endémicos, punkeros, rockeros, malos, buenos, electrónicos, tropicales y antitropicales…Muchos de ellos los conocí en la academia, incluso muchos de los que no terminaron haciendo música académica o de “arte” como nombran algunos colegas de alto turmequé. Mi experiencia me ha enseñado que las músicas son muchas y que precisamente su diversidad permite que convivan entre ellas, los discursos sonoros pueden conversar, así como yo puedo conversar con un punkero, hardcorero, vegano, negro, blanco, electroacústico o simplemente humano.

A finales del año pasado, un vecino, colega y parcero de los perros o semovientes (como los nombra el nuevo código de policía) me contó que andaba terminando de grabar un proyecto llamado Estamos en la Sima . Dicho personaje responde al nombre de Carlos Julio Gironza, baterísta de importantes grupos de punk y hard core en Medellín y de tal vez una de las bandas más relevantes a nivel histórico de la ciudad: Grito. La historia de Estamos en la Sima se remonta a un casette legendario que fue hecho, rotado y reproducido en la ciudad de Medellín en los años 80, dicho compilado fue el culpable de dar a conocer algunas de las bandas que también tuvieron repercusión en compilados como los creados por Lorito Records y más tarde aparecerían en la película Rodrigo D de Victor Gaviria. Partiendo de este precedente histórico, Carlos Julio, Alejandro Saldarriaga, Andrés Navarro, más otro grupo de amigos se encargaron de producir, documentar y publicar dos compilados que reúnen 64 tracks de bandas de punk y hardcore local. Particularmente Gironza me decía que el “caseto” original de la grabación de tanto regrabarse y compartirse (antes de facebook, likes e internet) terminaba siendo ruido, “noise” de cinta; tal vez una consecuencia que luego determinó parte del sonido de Medellín de los años 80, la falta de buenos equipos o simplemente de equipos musicales, de grabación y reproducción, hacían que el punk, metal y hardcore sonará más rudo y violento a nivel sonoro, agregando una fuerza que ya estaba presente en las letras, los riffs, el “ponche” de la batería y otros tantos agregados que hacen de este plato fuerte, pesado y poco digerible para algunos, el alimento de cada uno de otros, sin exotismos, simplemente música como expresión de unos jóvenes en medio de una guerra en la que fueron incluidos, de una época demente, loca y abyecta.

El 30, 31 y 1 de noviembre de 2015 se dieron cita los viejos zorros del punk y hardcore, junto a nuevas generaciones, todos unidos con una simple intención, hacer un disco ya no solo para que los conocieron los locales, sino para todo el mundo, pues como menciona el vocalista de los Suxios: la canción que hicimos habla de la situación mundial y como la recopilación va para todo el mundo, todos sabemos de que va la vuelta. Este proyecto fue documentado en video y varias de las sesiones se pueden disfrutar en el canal de youtube del proyecto, dándole una potencia mayor a nivel de investigación y fuente para futuros proyectos de la ciudad. Es notable resaltar que todas las grabaciones fueron hechas en sesión y registradas de manera análoga en cinta magnetofónica, para luego ser prensada en vinilo, el cual tiene ilustraciones de Carlos Julio Gironza, el montaje y diagramación e insert de la caratula fue efectuado por Pamela escobar , Juanber uribe y Jhon serna, las traducciones fueron a cargo de Pamela Escobar y Zoroastro Toda la logística de esta grabación estuvo a cargo de Zoroastro y Juanber. El tiraje litográfico fue a cargo de Esteban Sierra -Insurrección Nómada- en Bogotá durante los meses de marzo y abril de 2016. La idea original de esta grabación y producción estuvo a cargo de Esteban Mesa-Ruido Total.

Ahora bien, a qué suena? Este sonido de los 80 del punk y hard core medallo cambio? Es necesario que cambie? Evoluciones o se fusione? Suena más claro, fuerte y contundente, es muy importante el aporte que da la preparación técnica que han tenido los ingenieros y músicos de la ciudad, el sonido “análogo” del caseto es un romanticismo que guardamos en nuestros oídos, un recuerdo de nuestra adolescencia, pero no significa que sea bueno o bien hecho, fue necesario aprender a grabar bien, a escuchar otras bandas, a pasar por el CD, mp3 y youtube, para afianzar nuestros conocimientos sonoros. Es importante también entender que lo que está grabado en vinilo una mejor calidad que lo digital, si se piensa este asunto desde un punto de vista técnico, la grabación y reproducción digital permite mejor fidelidad y claridad a nivel de los componentes del sonido: rango de frecuencias, rango de amplitud, timbre, estereofonia, etc. La fascinación actual que se vive con formatos “olvidados” por algunos, como es el caso del vinilo y la grabación análogo en cinta magnetofónica, no implica que sea de mejor calidad, solo sugiere otras posibilidades (que ya existían) timbricas, sobre músicas que no tuvieron la oportunidad de ser registradas de dicha manera.

El sonido del punk y hardcore de Medellín sigue siendo el mismo y es natural que lo sea, no necesita evolucionar, no necesita nada, él simplemente es lo que es, fiel a una tradición que se autoreferencia y que tiene toda la validez para existir y seguir golpeando con fuerza está sociedad que necesita muchas veces ser sonsacada de la duermevela, estupidez y automatismo que nos promueve una vida medida y vista a través del scroll de una pantalla negra.

Les recomiendo a los escuchas de esta música a visitar y comprar los vinilos de Estamos en la Sima II y III, claro ejemplo de unión, gestión y autogestión aplicada a un bien común: hacer música. A los no conocedores de estas sonoridades, nada les caería mal dejarse tocar un poco de está música que ya es parte de nuestra historia y aprender que todas las músicas pueden convivir tranquilamente, solo hace falta conocer un poco más del otro, dejarse permear de su sonoridad.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo reseñas críticas, texto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s